Tipos de retenedores dentales: ¿Cuál es mejor?

Tipos de retenedores dentales: ¿Cuál es mejor?

Si acabas de terminar el tratamiento de ortodoncia, o estás a punto de llegar al final, ya habrás oído hablar sobre la fase de retención.

Llegados a este punto,  tu dentista te habrá ofrecido dos opciones para esta fase: retención fija o retenedores removibles. Su diferencia de precio hace que muchas personas quieran informarse con detalle antes de elegir una u otra opción.

En este artículo vamos a contarte las principales características de cada tipo de retenedor dental para que elijas la mejor opción para ti.

1. ¿Para qué sirve un retenedor dental?

Después de tantos meses con un tratamiento de ortodoncia, lo último que deseas es perder todo el tiempo y dinero que has invertido en tu nueva sonrisa.

Por eso debes saber que, tras un tratamiento de ortodoncia, los dientes siguen haciendo fuerza para volver a su posición inicial, lo que se conoce como movimiento de recidiva.

Para evitar que esto ocurra, se utilizan los retenedores dentales, que sirven para mantener los dientes en su posición final y evitar que se vuelvan a descolocar.

Es importante que conozcas las diferencias entre los dos tipos de retenedores dentales que existen para elegir el que mejor se adapte a ti y a tu estilo de vida. De esta manera podrás conservar una sonrisa saludable y estética de por vida.

2. Tipos de retenedores dentales

Al llegar a la fase de retención, puedes elegir entre retenedor fijo y retenedor removible. Aunque realizan la misma función (mantener las piezas dentales en la posición deseada), tienen algunas diferencias, y tu ortodoncista te podrá recomendar el mejor retenedor dental para ti según tus necesidades.

Estas son las  principales características de cada tipo de retenedor:

2.1 Retenedor dental fijo

El retenedor dental fijo, también conocido como retención lingual,, consiste en un alambre que va pegado de canino a canino en la zona interior de los dientes. Se encarga de mantener toda la zona anterior en la posición correcta y se puede colocar tanto en la arcada superior como en la inferior.

Cómo se coloca un retenedor fijo

Ventajas e inconvenientes de la retención fija

Para ayudarte a elegir el tipo de retenedor dental que vas a utilizar durante tu fase de retención, vamos a ver las ventajas de la retención fija:

  • Es discreta, va en la parte interna de los dientes y pasa desapercibida.
  • No molesta a la hora de hablar ni produce molestias en la lengua.
  • Puede permanecer muchos años pegada en nuestros dientes.
  • Realiza la función de retener los dientes durante todo el día.
  • Es ideal si no quieres estar pendiente de una férula dental removible.
  • Puedes comer con el retenedor fijo puesto sin problemas.

En algunos casos, algunos pacientes sufren molestias con el retenedor fijo. Sin embargo son muy leves y se suelen producir cuando el retenedor fijo se ha despegado de los dientes. 

Al tratarse de un alambre, podemos notarlo con la lengua. Pero si no nos damos cuenta, corremos el riesgo de que no haga su función y puedan moverse los dientes.

Simplemente debes ir a una clínica dental para que vuelvan a pegarte el retenedor fijo a los dientes y siga realizando su función sin molestias.

¿Cuánto tiempo hay que llevar la retención fija?

El retenedor fijo puede permanecer en nuestra boca durante largos años. Sin embargo, se recomienda llevarlo un mínimo de tiempo para que cumpla su función. Este período de tiempo recomendado varía según la edad:

  • Los niños deberán llevar retención fija al menos hasta que terminen la fase de crecimiento. 
  • Los adolescentes deben llevar la retención fija  al menos hasta la aparición de las muelas del juicio. 
  • Los adultos deberán llevar retención fija al menos durante los 5 años posteriores al tratamiento de ortodoncia.

Es necesario mantener las revisiones para observar cualquier tipo de movimiento que se haya podido producir. Los problemas con los retenedores fijos son poco frecuentes y como hemos visto, llegan a durar muchos años en nuestros dientes.

2.2 Retenedor dental removible

Los retenedores dentales removibles, también conocidos como  férulas de retención o essix, son unas fundas transparentes que se hacen a medida de tus dientes. Son similares a los alineadores que se utilizan en ortodoncia invisible y, a diferencia de la retención fija, cubren toda la arcada.

Ventajas e inconvenientes de la retención removible

Si estás acostumbrado a llevar alineadores o has llevado algún tipo de férula dental, estarás familiarizado con este tipo de retenedor. Estas son las principales ventajas de los retenedores dentales removibles:

  • Cubren toda la arcada, tanto la zona anterior como la posterior.
  • Son fáciles de limpiar siguiendo unos sencillos pasos  y más higiénicos, ya que no se come con ellos puestos.
  • Al no utilizar alambre, no producen molestias.
  • Son bastante resistentes y aguantan el rechinamiento dental (Aunque si sufres bruxismo es mejor utilizar férulas de descarga)
  • Son transparentes, por lo que no afectan a la estética.

Por otro lado, el principal inconveniente de la retención removible es que requiere un buen cuidado y estar pendiente de conservarla correctamente, ya que si la férula sufre daños, será necesario cambiarla por otra y durará menos que la retención fija.

Otro aspecto a tener en cuenta es que se hacen a medida de nuestros dientes, por lo que si éstos sufren alguna alteración, también será necesario cambiar la férula dental por otra que encaje correctamente.

¿Cuánto tiempo hay que llevar la retención removible?

La retención dental removible requiere de colaboración para que sea eficaz. Se recomienda usarla durante todo el día al menos durante el primer año (ya que es cuando más fuerza realizan los dientes) y después mantener su uso durante la noche. Algunas personas prefieren combinar  ambos tipos de retención. Sigue las indicaciones de tu dentista para que la retención dental sea efectiva. 

3. Higiene de los retenedores dentales

Los retenedores fijos pueden ser menos higiénicos que los retenedores removibles, ya que aunque van pegados a los dientes, puede acumularse algo de placa. Para limpiar un retenedor dental fijo simplemente debes centrarte en esa zona cuando te cepilles los dientes y evitar que se forme sarro.

Para limpiar un retenedor dental removible o férula de retención, te recomendamos que visites este artículo sobre cómo limpiar tu férula dental para que te dure más tiempo donde explicamos los pasos que debes seguir para  conservar tu retenedor dental en buen estado.

Esperamos que este artículo te haya resultado útil para orientarte por un tipo de retenedor dental u otro. Eso sí, recuerda que la persona que mejor te puede asesorar es tu dentista de confianza, ya que conoce tu caso y  conoce la opción que mejor se adaptará a ti.

Dra. Sonia Moriano

Tras licenciarme en Odontología por la Universidad Alfonso X El Sabio, he dedicado mi vida a seguir creciendo como ortodoncista para ofrecer un servicio único a mis pacientes.

Actualmente poseo la calificación de Invisalign Diamond Provider y tengo mi propia clínica en Vallecas, donde estaré encantada de recibirte para cuidar de tu salud dental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*