3 hábitos saludables para cuidar tu higiene bucal

3 hábitos saludables para cuidar tu higiene bucal

Cada vez la sociedad va adquiriendo una mayor conciencia de la salud, tanto física como mental, y de la importancia de sentirnos bien en nuestro día a día. Por eso hoy queremos hablarte de la importancia de la salud bucodental.

La salud bucodental es la ausencia de dolor o patologías graves en nuestra boca, como pueden ser las llagas, cáncer de boca, caries o enfermedades periodontales, entre otras.

Cuando aparecen estas enfermedades bucodentales nos damos cuenta rápidamente, ya que una mala salud bucodental afecta a nuestra calidad de vida, nos causa dolor y molestias, afecta a nuestra estética y puede derivar en patologías más graves.

Los 3 hábitos saludables para la salud bucal

Si estás leyendo este artículo seguramente te preocupe mantener esta parte tan importante de tu salud. Por ello vamos a contarte 3 hábitos saludables para tu cuidar tu higiene bucal muy fáciles de implementar en tu rutina diaria.

Si consigues mantener en el tiempo estos hábitos saludables, pronto comenzarás a realizarlos de manera inconsciente y automática. Estarás cuidando tu salud bucodental sin darte cuenta. Estos 3 hábitos saludables son:

Higiene bucodental

Realiza un buen cepillado dental

El primer hábito que debemos incorporar en nuestra rutina diaria es cepillarnos los dientes 2 o 3 veces al día, después de cada comida y en especial antes de dormir para eliminar las bacterias acumuladas durante el día. 

Algunos consejos para cepillarse bien los dientes son:

o   Realiza movimientos circulares y suaves para eliminar la placa y evitar que se endurezca.

 o   No te olvides de limpiar todas las partes de la boca correctamente: superior, inferior, exterior, interior, cara oclusal del diente y lengua.

o   Utiliza pastas con flúor. El flúor combate directamente las bacterias que producen la caries dental y otorga una barrera protectora a los dientes, por lo que elige siempre pasta dental que contenga flúor.

 o   Pásate el hilo dental al menos una vez al día para eliminar los restos de comida que quedan entre los dientes y que no se pueden eliminar con el cepillado, además de ayudar a proteger la encía.

 o  Puedes utilizar enjuague bucal si lo deseas. El enjuague bucal nos ayuda a remineralizar los dientes y reducir la cantidad de ácido en nuestra boca. Evita enjuagues bucales que contengan alcohol y clorhexidina.Consulta con tu dentista en caso de que sufras sensibilidad dental antes de utilizarlo.

Mantén una dieta equilibrada

No paramos de escuchar la importancia de una buena alimentación para mantener una buena salud y gozar de bienestar general. En el caso de la higiene bucal la alimentación también juega un papel muy importante. Algunos consejos de alimentación para cuidar la boca son:

  • Reduce los azúcares refinados y comidas ácidas, ya que el azúcar ayuda a que aparezcan bacterias y se reproduzcan, aumentando el ácido en nuestra boca y generando caries, dañando nuestras piezas dentales.

  • Bebe agua: El agua nos ayuda a eliminar los restos de comida que quedan en nuestra boca tras injerir alimentos que se pegan al diente y evita que se acumulen bacterias. 

  • No abuses de comidas blandas: En los niños pequeños es habitual optar por alimentos troceados y blandos para no dañar sus dientes. Pero tanto en niños como adultos es recomendable comer alimentos frescos, crujientes y ricos en fibra saludable, como las manzanas.

Evita los hábitos perjudiciales

El último hábito saludable que debes implementar es eliminar los hábitos nocivos que pueden perjudicar gravemente tu salud bucal. Nos referimos a hábitos como fumar tabaco o beber alcohol de manera excesiva.

El tabaco produce sequedad e impide que la saliva pueda limpiar nuestra boca, provocando mal aliento e irritaciones en la mucosa. La nicotina acelera el crecimiento de bacterias y aumenta el riesgo de enfermedad periodontal, afectando a la estructura de las piezas dentales.

El alcohol afecta directamente a nuestro sistema inmunológico, debilitando la respuesta de nuestro organismo frente a las baterías que aparecen en nuestra boca, acumulándose y generando “sarro”. También se ha vinculado el consumo excesivo de alcohol a otras patologías bucales como la candidiasis y al aumento de la probabilidad de sufrir cáncer oral cuando se mezcla con tabaco.

Como has podido comprobar, es realmente fácil implementar una rutina saludable para cuidar nuestra higiene bucal. Además de estos 3 hábitos, no hay que olvidar visitar regularmente una clínica dentalpara realizar limpiezas más profundas que no podemos hacernos por nuestra cuenta, así como para comprobar nuestra salud y prevenir la aparición de patologías bucales.

Te animamos a que empieces a implantarlos en tu día a día y pronto notarás como estos hábitos saludables pasa a formar parte de tu vida sin darte cuenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*